fbpx

Café: Instantáneo Vs Liofilizado

La vida cotidiana, la rutina y los horarios han obligado a todos a buscar simplificar los procesos del día a día, desde desayunar sándwiches empacados a tomar cafés solubles como forma de hacer todo más rápido y ahorrar tiempo y dinero.
 
Sin embargo, para muchos cuando se habla de café soluble lo relacionan con un café de menor calidad, y es que hay que diferenciar los tipos de cafés que se disuelven en agua, no es lo mismo un café instantáneo que uno liofilizado.
 
El café instantáneo se consigue mediante un proceso de pulverización del café, donde se somete a tratamientos químicos que le hacen perder propiedades de sabor y aromas por lo que son incorporados de forma artificial posteriormente, resultando para muchas personas irritantes.
 
En cambio, el café liofilizado se consigue de forma muy diferente, se procesa a través de la ultracongelación y luego se deshidrata en una cámara especial, sin incluir ningún aditivo químico en el proceso, lo que garantiza la conservación de sus propiedades organolépticas, es decir el color, el aroma y la textura.
 
Teniendo en cuenta las diferencias de elaboración, también los podemos distinguir por sus características físicas, el instantáneo se presenta en polvo, el liofilizado en pequeños gránulos y por lo general se comercializa en tarros de vidrio.
 
En cuanto a la forma de prepararlo, ambos cafés se sirven de la misma forma, disueltos en una taza de agua caliente o fría, también se puede hacer con leche, en el caso de querer obtener un cortado o capuccino.
 
Otra diferencia entre ellos es el precio en el mercado, y todo radica en la complejidad de la elaboración de cada uno, el liofilizado amerita más tiempo y un proceso con más cuidados, pero que resultan en un mejor café servido en taza.
 
Por último podemos decir que aunque cada individuo decide qué tipo de café tomar y cómo prepararlo, de los cafés solubles resulta mucho mejor el café liofilizado, más natural y de mejor calidad.
× Hola!, te podemos ayudar?