fbpx

La Once Chilena

Desde que hay recuerdos o registros los seres humanos se han reunido para compartir los alimentos, con el pasar del tiempo se les fue dando nombre a cada uno de estos momentos del día, desayuno, almuerzo y cena, con la era industrial y los apretados horarios de trabajo surgió también la necesidad de tener un descanso de media tarde para tomar y comer algo, a esto se le llamó merienda.

Ese momento de media tarde cuando muchos toman un café con algún postre, ha dado la vuelta al mundo por décadas, y cada país ha ido amoldando la merienda a sus costumbres y tradiciones, en Europa es la hora del té, en países tropicales es hora del café y aquí, en Chile es “Tomar Once”.
 
El origen del término es todo un misterio, muchos dicen que viene de la palabra aguardiente y que era la frase que se usaba para tomar un trago a media tarde, por las once letras que componen la palabra, otros aseguran que es una costumbre que se heredó de los europeos y de sus tardes de té.
 
Lo cierto es que se pierde en la historia chilena el origen de “Tomar Once”, tradición que sigue reuniendo a la familia todas las tardes entre las 17 y 19 horas, siempre con algo salado que por lo general es pan, palta y queso, y algo dulce que puede ser desde pan y galletas con mermelada, un trozo de torta o bollería, pero siempre acompañado por un té o café, siendo éste último el que ha ido tomando especial protagonismo.
 
A través de los años, el chileno ha ido desplazando el té por el café, elevando el consumo a niveles nunca antes visto en tiempos anteriores, por lo que podemos asegurar que mientras se siga tomando once, el café seguirá estando presente en cada hogar chileno y al hacerlo de forma frecuente las nuevas generaciones toman esta costumbre que termina perdurando de generación en generación.
× Hola!, te podemos ayudar?