fbpx

El agua para el Café

La gran mayoría de baristas y expertos aseguran que para preparar la mejor taza de café, con cuerpo, aroma y sabor exactos se debe tener un excelente grano, arábico, de tostión reciente, fresco, con una molienda perfecta, sin embargo poco se conoce sobre el segundo protagonista de esa taza, el agua.

Se debe recordar que el 95% de una taza de café es agua y que ella nunca está sola, el agua siempre tiene sólidos disueltos totales, que son los minerales y organismos imperceptibles que muchas veces provienen de los suelos, del sistema de suministro o del tratado que tenga, todo esto afecta el resultado final al preparar un café.

Al hablar de agua dura se hace referencia a la alta carga de minerales como el calcio y el magnesio, que al ocuparla para preparar un café obstaculiza la liberación de aromas y se obtendrá un sabor muy simple.

Por el contrario, el agua demasiado blanda, esterilizada a extremo, le ofrecerá mayor protagonismo a los tonos amargos, entorpeciendo las bondades del grano, por lo que se debe conseguir un punto intermedio.

Teniendo todo esto en consideración, lo ideal es contar con un filtro ablandador si se ocupará agua de la red o tener agua purificada de bidón, esto garantizará un excelente resultado a la hora de preparar un café sea cual sea el método a utilizar.

Se concluye entonces que la calidad del agua es directamente proporcional a la calidad del café al momento de obtener una buena taza, asegurando ambos ingredientes se logra ese resultado deseado, una taza de café con cuerpo y sabor exacto.

× Hola!, te podemos ayudar?