fbpx

Cómo evitar los defectos del café

El consumo masivo de cualquier producto genera competencia entre quienes lo comercializan y comparación de quienes lo consumen, con el tiempo se comienzan a establecer estándares de calidad que modelan cómo debe ser y cómo no, esto ocurre con todo, desde la fabricación de autos, construcciones de edificios hasta los granos con los que se prepara el café diariamente.

 

El café, como todo, tiene cánones que determinan su calidad, muchos comentan que si el café tuviera personalidad, fuese una persona muy difícil de entender, extremadamente atractivo y con una pasión a flor de piel, y es que para tener ese resultado perfecto en una taza hay una serie de errores que se deben evitar.

A estos errores los especialistas en la materia le llaman defectos del café, son las características físicas del grano las que determinan la calidad, los defectos como el color negro o amarillento, aplastado o partido, de textura suave, con deformaciones por hongos o insectos, son granos que no tendrán el resultado esperado al servir la taza.

Es aquí donde comienza la importante tarea del tostador, que elige los granos, observa el proceso y asegura que el resultado del tueste sea un grano de tono marrón, con poco o ningún brillo y que termine entero.

El resultado final de esa cereza de café, una vez cosechada, procesada en el secado, elección y tueste, debe terminar siendo una taza donde se perciban los tres rasgos que determinan su calidad, el aroma debe ser intenso, distintivo y grato. El cuerpo se siente en el paladar, debe ser agradable con textura y grosor que deja un sabor después de tomarlo; y la acidez, que es la que le otorga fuerza, está determinada por la altura de siembra y es la característica de mayor valor actualmente.

Para finalizar tenemos que lo ideal, para saber que se está consumiendo un café sin defectos, es siempre preferir cafés de especialidad, de selección artesanal y de tueste local.

× Hola!, te podemos ayudar?